El amor según Ximena.






Ayer por la tarde me encontré a Ximena, una mujer sabia, cercana a los 60 años, profesionista, con hijos que en este momento ya han hecho su vida y por lo tanto ella vive sola.


Tomamos juntas un café y lo más importante, nos dedicamos a hablar sobre el amor. Bueno, vale la pena decir que ella hablo y yo escuche. Ella me dijo: sabes esto del amor es un tema.


De repente resulta complicado hablar sobre él por la cantidad de significados que le hemos dado. Yo te quiero compartir que con certeza he amado más de lo que puedo explicarte. Y encuentro que mi amor es el mismo hacia mis hijos, los hombres con los que he compartido, mi familia, en algunos momentos mi profesión.


Claro que en cada caso el amor me invita a acciones diferentes por ejemplo déjame contarte que ha sido una realidad que han existido diferentes hombres (como pareja) a quienes he amado, específicamente te quiero narrar sobre uno porque fue una relación muy larga, amorosa e intensa.


Mis hijos son resultado de esa historia.


Nos conocimos muy jóvenes, recién pasaba mis 20 años y la atracción fue mucha y sin embargo el encuentro, por diferentes razones no se consolidó de inmediato.


Ambos éramos un par de buscadores, inquietos, si, por que no, un poco rebeldes e independientes. El encuentro maravilloso, sin límites con gran aceptación y mucho cariño.


Nos dimos la mano casi 25 años. En ese tiempo crecimos, maduramos y sabes qué creímos que mirábamos hacia donde mismo. Por eso cuando al paso del tiempo nos dimos cuenta con sorpresa que el tiempo nos paso sin revisar que íbamos por rutas diferentes ya no pudimos sostenernos. A él le gusto el poder y el control a mi cada vez más la libertad, como puedes ver no había forma de coincidir.


Y sabes que poner distancia fue muy difícil nos tomó más de dos años hacerlo. Pero era necesario, estar cerca lastimaba y no dejaba que el amor se expresará.

Pasaron los años y cada quien fue por su rumbo y tomamos decisiones. Una vez quisimos volver a encontrarnos, pero ya éramos mundos diferentes. Y veras con esto entendí que la distancia era lo necesario para seguir amándonos.


Mira, me dijo así de extraño es el amor hay ocasiones en que se requiere la distancia para mantener el amor.


Con esta idea me despedí de Ximena, lamentablemente no la volví a ver pues murió al poco tiempo. Siempre me quedare con su recuerdo y su manera de decir “A veces se necesita la distancia para mantener el amor”