Y HABLANDO DE AMOR…

02/23/2015

¿Cuántas veces hemos limitado la experiencia de amor al cumplimiento de las expectativas que tenemos respecto a una persona?

 

Y qué pena, porque en ocasiones hay tantas experiencias en las que el reconocimiento hacia una circunstancia por la que estamos pasando, - tales como: una mano que se une a la tuya en total expresión empática o tal vez una sonrisa que ante una situación difícil te dice: “lo entiendo, no te preocupes”-son vivencias tan sutiles que las dejamos pasar solo porque llegaron así, sin ser esperadas y tal vez hasta sin considerarlas expresiones de amor.

 

Socio-culturalmente hemos aprendido que el amor tiene que ver con promesas eternas, compromisos a veces totalmente fuera de las posibilidades humanas; juramentos que surgen desde la manipulación y no desde el corazón; y desdeñamos esas pequeñas muestras amorosas que día a día aparecen en nuestras vidas alegrando e iluminando por instantes nuestro existir.

 

¿Cómo podemos llenar este mundo de amor, si vamos ignorándolo o descalificándolo en cuanto aparece?

 

Y que tal si ahora y con este trabajo propio del momento que estamos viviendo y que se llama adviento,  nos damos a la tarea de validar como expresiones amorosas esos pequeños encuentros que nos regala la vida.

 

Es cierto que podemos tener esas expectativas de que alguien nos ame hoy y para siempre, bien, no peleemos con esa idea si viene bien tenerla, adelante. Pero que este anhelo no sea la razón para ignorar todo el amor que nos rodea y que está ahí sin que siquiera lo pidamos. Solo porque alguien que tal vez conocemos o solo una vez le hemos mirado, desea que nuestra vida sea mejor.

 

Ayer estuve enferma y encontré personas llenas de momentos amorosos para mí. Hubo quien me llevo hasta el lugar en el que pude encontrar un doctor (gracias Selene), una maravillosa doctora que amable y cariñosamente me atendió, Y un médico que por teléfono se mantuvo al pendiente de lo que me ocurría. Y estás son muestras de amor entre los humanos. Y todas ellas me ocurrieron el día de hoy en un lapso de 1 hora. Y yo me pregunto  ¿Y si hubiera estado más atenta? ¿Cuántas más pudieron haber pasado y ni siquiera me di cuenta?

 

Y así como eso: ¿De cuántas muestras de amor nos perdemos por estar esperando al “gran amor de la vida”?

 

¿Será que llego el tiempo de voltear a mirar donde se encuentra el amor y dejar de estar solo observando donde no llega?

 

Please reload

BRUJAS, MUERTOS HECHICERAS Y FANTASMAS

October 27, 2015

1/9
Please reload

August 20, 2020

April 3, 2020

January 16, 2019

August 16, 2017

Please reload

© 2014 Todos los derechos reservados www.lauraramos.org